El hacker que Uber ocultó durante un año es un hombre de 20 años que sólo quería pagar las facturas