Miles de webs creadas en WordPress minan criptomonedas y registran todo lo que escribimos