Un grupo ruso ataca hoteles europeos con un código de la NSA